SUSPENSIÓN Y REVOCACIÓN DE LA LIBERTAD CONDICIONAL

 

Se entiende por REVOCACIÓN de la libertad condicional el acuerdo por el que el penado, que cumple condena en libertad condicional (en libertad), debe seguir cumpliendo la condena restante en un Centro penitenciario; es decir, pasa de cumplir la condena en libertad a cumplirla de nuevo en reclusión.

En cambio, se entiende por SUSPENSIÓN de la libertad condicional el acuerdo por el que el cumplimiento de la condena que cumple en libertad (condicional) queda “aplazado” para reiniciarse de nuevo su cumplimiento en libertad cuando hayan desaparecido las causas que motivan este aplazamiento o suspensión.

CAUSAS:

Revocación: Vienen contempladas en el Artículo 93 del Código penal y en el 201 del Reglamento penitenciario y son dos: La comisión de un nuevo delito (se precisa que la sentencia sea firme) y la inobservancia de las reglas de conducta impuestas en el expediente de libertad condicional.

Suspensión: Es provocada por causas que, no siendo suficientes para acordar la revocación, impiden que el liberado condicional pueda seguir en libertad cumpliendo su condena. Son casos típicos el ingreso del liberado condicional en un Centro penitenciario por una causa preventiva y el cumplimiento de una nueva condena por hechos cometidos antes del periodo de libertad condicional. Veremos ejemplos más abajo.

AUTORIDAD COMPETENTE:  

En ambos casos (revocación y suspensión) corresponde acordarla al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria que acordó la concesión de la libertad condicional con independencia de que el liberado condicional haya inobservado las reglas impuestas o haya delinquido nuevamente en otra demarcación territorial.

EJEMPLO 1º:

Un liberado condicional ingresa en un C. Penitenciario por una nueva causa preventiva.

– Si es por unos hechos ocurridos durante el periodo de libertad condicional. Si el Juez de Vigilancia Penitenciaria no considera que los hechos realizados no suponen inobservancia de las normas impuestas (en cuyo caso procedería la revocación), no revocará la libertad condicional, sino que la SUSPENDERÁ durante el tiempo que dure la prisión preventiva, volviendo a reiniciarse el cumplimiento de la libertad condicional en caso de que sea puesto en libertad. Si no es puesto en libertad, cuando adquiera firmeza la sentencia por esta nueva causa el Juez de Vigilancia Penitenciaria deberá acordar la REVOCACIÓN de la libertad condicional.

– Si es por unos hechos cometidos con anterioridad al periodo de libertad condicional: Durante el periodo de prisión preventiva la libertad condicional quedará suspendida hasta que sea condenado el interno, procediéndose en este caso como se explica en el ejemplo 2º.

EJEMPLO 2º:

El liberado condicional es condenado por una nueva causa por sentencia firme por hechos ocurridos antes del periodo de libertad condicional.

En este caso, el Juez de Vigilancia Penitenciaria no puede acordar la revocación porque no existen ninguna de las dos causas contempladas en el Código penal, por lo que cuando ingrese el liberado condicional en prisión para cumplir la nueva condena, se procederá a refundir esta condena con aquéllas otras que viene cumpliendo el liberado condicional, se harán nuevos cálculos de las fechas de extinción de las 3/4 partes o, en su caso, de las 2/3 partes del total de las penas a extinguir y, si procede, se formulará propuesta de ampliación de libertad condicional a la nueva causa al Juzgado de Vigilancia Penitenciaria. Si, aún con la nueva condena, el liberado condicional tiene todos los requisitos establecidos para la concesión de la libertad condicional, el Juez de Vigilancia el Juez de Vigilancia Penitenciaria puede tomar uno de los tres siguientes acuerdos:

– Ampliar la libertad condicional a la nueva causa, siendo excarcelado por libertad condicional si se hubiera producido su reingreso en prisión y tuviere cumplidas las ¾ o las 2/3 partes la totalidad las condenas refundidas

– Suspender la libertad condicional del penado, acordando su reingreso en prisión si la fecha de cumplimiento de las 3/4  o 2/3 partes, en su caso, del total de las condenas refundidas no estuviesen cumplidas. En este supuesto el penado continuará en el tercer grado de tratamiento y permanecerá en prisión con la libertad condicional SUSPENDIDA hasta la nueva fecha de extinción de las 3/4 ó 2/3 partes, momento en que será nuevamente excarcelado en situación de liberado condicional.

– Revocación de la libertad condicional: Si se modificaran las circunstancias y requisitos prevenidos en el art. 90 del Código penal para la concesión de la libertad condicional, el Juez de Vigilancia Penitenciaria podría acordar la revocación de la misma.

EJEMPLO 3º:

El liberado condicional es condenado por una nueva causa por sentencia firme por hechos ocurridos durante el  periodo de libertad condicional. En este supuesto, en todo caso debe el Juez de Vigilancia Penitenciaria REVOCAR la libertad condicional.

2017-03-07T23:57:38+00:00 7 Mar, 2017|

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies